Aprender

 
Definición:

Trabajo que se realiza en las plantas, cortando, removiendo o quitando ciertas partes de las mismas; con el objeto de modificar o utilizar condiciones naturales de crecimiento. Debemos diferenciar entre las podas que se realizan en las plantas ornamentales y las destinadas a cultivo. A las primeras normalmente se las somete a podas para darles formas decorativas ó restringir el crecimiento en altura y/o ancho cuando las mismas están destinadas a formar un cerco. A las plantas cultivadas, según las especies, se las somete a cortes, con la finalidad de mejorar la productividad. Si a una planta frutal no se la poda tendremos una producción irregular, fruta de menor calidad y tamaño y un mayor costo de la cosecha. Existen distintos tipos de podas según el momento fisiológico en el cual se realiza.

Podemos mencionar:

Poda de Plantación: se realiza en las raíces laterales, largas, desgarradas ó heridas.

Poda de Formación: se hace para darle una mejor distribución de las ramas principales. Según el tipo de conducción que se haga del cultivo se denominan de distinta forma. Cuando se las conduce en forma Apoyada se las denominan ESPALDERAS Y CONTRAESPALDERAS y si se las deja crecer en forma Libre se las llama NATURALES Y ARTIFICIALES (vaso y pirámide).

Poda de Fructificación: anualmente, según la especie de la que se trate se procede al raleo y/o acortamiento de las ramas. En los manzanos, perales y ciruelo europeo fructifican en mayor medida en las ramitas de uno ó dos años (Brindilla, rámulo, Bolsa y Falsa Bolsa. Los durazneros y ciruelo japonés se ralean y se hacen acortamientos, eliminándose las brindillas débiles y ramitas anticipadas. A los cítricos sólo se les hace una poda de raleo.) Con el acortamiento se logra que broten las yemas de madera de la parte media e inferior de los rámulos, dando lugar a la formación de nuevos rámulos de reemplazo que darán frutas al año siguiente. Se evita así que cada año la fructificación se produzca a mayor altura. Ramilletes, rámulos y brindillas cortas no se tocan. Generalmente el acortamiento deriva en una mayor producción de yemas de madera y el raleo a una mayor fructificación. Algunas reglas generales a tener en cuenta al momento de podar serían:

En aquellas plantas de hojas caducas se aconseja realizar el trabajo de poda durante los meses de invierno, período en el cual se encuentran en reposo vegetativo.

A las plantas que florecen durante el invierno se les realiza un raleo posterior al momento fisiológico.

Es muy importante contar con las herramientas adecuadas y en condiciones. La tijera debe estar afilada y desinfectada para evitar la trasmisión de enfermedades. Los cortes deben ser netos y oblicuos al eje de la rama. Nunca cortar una rama donde el apoyo de la tijera no es total. En caso de ser necesario utilizar un serrucho adecuado para poda. Si la herida producida es grande es recomendable cubrir la misma con mastic, pintura o cera, para evitar que por la misma entren hongos ó agua. En ningún momento las ramas deben desgarrarse.

Algunas plantas requieren que se les realice una poda de rejuvenecimiento. Esto es una manera de reactivar la producción de ramas con yemas de madera más bajas, que al año siguiente darán orígen a ramas con yemas fructíferas, mejorando en consecuencia, la calidad de la fruta.

Cuando podamos un rosal hay que tener presente si el mismo es de pie alto, trepador, de pie bajo ó enano. En términos generales se cortan aquellas ramas que se entrecruzan y se realiza un acortamiento a tres yemas externas.